Nuestra única esperanza
NUEVOS
 
 

Servicio a Sri Guru
 

El error

Un guardían apropiado


Verdadera religión




 
 

SECRETOS PARA UNA MEDITACIÓN EXITOSA Y UNA PAZ INTERIOR DURADERA.

Conferencia dictada por: Srila Guru Maharaj

La mente es la facultad directa que nos permite estar en contacto con el Supremo a través de la meditación y la oración.
Es un regalo divino que hemos recibido de parte del Supremo, quien es Él que tiene la conciencia Suprema, meditar en Él es la meta de la vida, nada proviene de la nada, la conciencia proviene de la Suprema conciencia, la capacidad de sentir algo viene de la capacidad de nuestro ser de sentir amor como el Señor siente amor por todos nosotros. Sentir, pensar y desear son los ingredientes de los cuales estamos hablando. Meditación es un estado de conciencia, es una invocación hacia aquella dimensión donde nuestra conciencia no es confinada a los objetos de los sentidos, con obvia consecuencia de después perderse dentro del espacio de la dualidad; pero más bien implica la posibilidad de comtemplar el infinito Señor y vincularnos con Él a través de nuestra conciencia, así como Él se relaciona con nosotros a través de su conciencia.
El BhagavadGita afirma esto es una forma muy interesante cuando nos dice: “Yo doy el conocimiento, dice Krishna, Yo doy el olvido y el recuerdo, Yo soy el Maestro de la conciencia, Yo soy El que levanta el espiritu, cuando nosotros estamos dirigiéndonos hacia Él.

La conciencia es lo más grande que existe, la conciencia es creada por Él a imagen y semejanza de Él. El cuerpo físico de nosotros también es muy interesante, tiene muchísimos secretos y se manifiesta aquí en este mundo de una forma que nos inquieta en muchos aspectos; pero lo más importante es que nosotros tenemos la facultad de meditar en el Señor Supremo, establecer un vínculo con Él a través de la meditación.

Todos los mantras védicos, comienzan con la sagrada sílaba OM, Hari OM, Om Shanti Om, todas las diferentes etapas de la meditación una y otra vez nos van a llevar al OM.
OM es el alfa y el omega, es la fuerza de la creación, es el inicio y el fin. Cuando el Señor Supremo toca su concha la energía de la creación emana y todos los átomos de la creación se ponen en su sitio y comienzan a modular fertilidad para la recepción de la semilla divina que se manifiesta en ella, en una infinita variedad de formas incluyendo la nuestra de nuestro cuerpo, como también de nuestra identidad, todo esto que se manifiesta aquí es dado por Él, al engendrar la madre naturaleza con su Divina mirada, la infinita potencia del Brahman la cual es sinónimo con la luz divina o con su hilo causal del OM, HARI OM, Hari significa el amor en los corazones y OM quiere decir la Verdad Suprema.
Él está interesado en nosotros, el nunca es indiferente con nosotros y Él nos permite llegar donde Él invocando su Divina presencia al cantar esta sagrada sílaba OM, como también otros Santos Nombres.

Existen aforismos en los Vedas que muestran que todo lo que el Señor hace para nosotros es realmente llamarnos hacia la dimensión del amor donde realmente podemos meditar, vivir e intercambiar con plenitud. En este campo actual es exactamente la razón por la cual tenemos que invocar con la meditación la Divina ayuda y tener nuestra conciencia conectada con aquella región que nosotros podemos llamar hogar.

Nosotros siempre tratamos de llamar hogar al medio ambiente, pero tristemente siempre una y otra vez se confirma la misma cosa, el ambiente resulta lleno de deficiencias para nuestra alma sedienta por verdadero amor. Por esto: OM SHANTI OM, no hay Verdad sin rendirse a Él y no hay paz sin enfocar la verdad, por eso la verdad no se califica por alguna atribución impuesta por lo externo, la verdad es la verdad porque es la verdad, quizás la entendamos, quizás no, quizás vamos profundo, quizás no vamos profundo; pero el OM es todo, incluido la voluntad divina, por ello cuando nosotros estamos en este mundo invocando la presencia divina es el momento cuando nosotros podemos salir del confinamiento de la ilusión, por eso la meditación es la puerta para salir de todo tipo de ilusiones.

La meditación se divide en muchos diferentes aspectos:
Conocerse a si mismo, autorrealizarse, eso es algo fundamental, meditar en la realización. En el nidra yoga o en el hatha yoga la meditación se dirige primeramente a conocerse a si mismo, concientizarse de su cuerpo, de los diferentes niveles de piel, de los sistemas de sangre y así al relajarnos e identificarnos como hemos dicho, al observar todo el sistema físico también meditamos sobre los sentidos, los ojos y su capacidad de ver, los oídos y su capacidad de oir, la piel y su capacidad de experimentar, la nariz y su capacidad de olfatear, la lengua y su capacidad de saborear.

Todas estas facultades sensoriales y el mismo cuerpo lo podemos observar y de repente nos damos cuenta con mucha profundidad que nosotros somos los observadores del cuerpo, pero somos personas muy distintas a este cuerpo. De repente nos damos cuenta que el cuerpo viejo es nada más que un cambio de algo que yo nunca fui, yo nunca fui joven, tampoco seré viejo, solamente son atributos del cuerpo que está transitando por este mundo porque hay un karma que trajo mi alma.
Estamos aquí en este mundo para experimentar y para poder percibir inmediatamente, levantar nuestra meditación hacia nuestro cuerpo astral, el cuerpo astral es todavía un cuerpo material pero es un cuerpo que muere cuando el cuerpo físico muere. El cuerpo astral es mucho más duradero, ni siquiera una bomba atómica puede acabar con el cuerpo astral que decir del alma.

Este cuerpo es nuestra conexión con el alma, es el punto de la comunicación con la carne, con la subconciencia que contiene los recuerdos, con la inteligencia que tiene el cargo de evaluar las circunstancias para rechazar lo malo y aceptar lo bueno para defenderme en el crecimiento de mi alma, esa limitación se está volviendo muy interesante, estoy llegando a entender las funciones y los poderes, también las debilidades de mi cuerpo astral, mente cambiante, turbulenta, inteligencia subjetiva a la memoria, que le falla muchas veces.
La mente inclinada hacia los sentidos y la inteligencia inclinada a la autocrítica, que fenómeno, que guerra interna, esta guerra interna se manifiesta a través de los deseos sensuales, a través de una identificación con el cuerpo, a través de una idea de ser dueño, controlador y tantas otras cosas ilusiones.

Al observar la mente, al observar la inteligencia yo tengo que concluir que yo no soy la mente y tampoco la inteligencia; porque el observador es superior al observado; entonces llega mi conciencia a comtemplar lo que se llama yo, yo quien soy, soy el cuerpo? Soy la mente? Quién soy?
Soy un miembro de este mundo? O soy un visitante?
Qué papel tengo aquí?
Que tengo que cumplir? Y llego a concluir que existen 2 diferentes tipos de yo, yo también quiere decir EGO, ego latino significa existir, cuando yo pienso en el cuerpo material y me identifico con el, cuando yo pienso en la mente y la inteligencia y me identifico con ella, esto se llama ego falso. Ego, ilusión, ego disfrutador, centro del universo, ego controlador...
El ego falso nos tiene confinados en este mundo material, después de esto podemos analizar de que hay un ego verdadero que es el alma pura.
Quedarnos absortos en la pura vibración del alma, invoquemos el refugio para nuestra alma, eso simplemente lo hacemos con un mantra de invocación que usamos diariamente en los centros de meditación para sintonizar con las fuerzas divinas OM NAMO BHAGAVATE VASUDEVAYA.

Cuando un joven llamado Druva Maharaja buscaba la razón de las injusticias en este mundo, a la edad de 6 años, abandonó su casa contra la protesta de su madre, para buscar la respuesta a su sufrimiento y conocer la verdad. Dentro del bosque el encontró un gran Swami llamado Narada Muni.

Narada Muni para probarlo le preguntó si no sería más recomendable jugar siendo tan chico, Druva Maharajá le contestó, si tu quieres jugar, juega, yo estoy buscando la verdad, si te quieres ayudar, ayúdame, el Maestro tan impresionado con la absoluta determinación que tenía este muchacho lo inició al instante, el le entregó este mismo mantra que acabamos de recitar:
OM NAMO BHAGAVATE VASUDEVAYA. La traducción de este mantra es: Yo me entregó a la Verdad.